Ir al contenido principal

Búscate una bata GOA




Ya que en Aragón no te harán un PET-TC con la inversión de la donación de Don Amancio Ortega, siempre nos quedará recurrir al crowdfunding para alcanzar un mínimo de eficiencia y equidad para esta maltratada tecnología.... eso, o subastar, si la consigues, una bata pirineo "GOA". 
Busca entre las cajas los armarios de la abuela… si encuentras una bata de guata, de Terlenka o de paño Pirineo marca “GOA”, ya puedes decir que tienes el primer eslabón del tesoro de don Amancio.
El tercer hombre más rico del mundo y el primero de Europa según la revista ‘Forbes’, con 70.000 millones de euros de patrimonio, pasa por ser gallego aunque nace hace 81 años en Busdongo de Arbás, León, entonces destino laboral de su padre, ferroviario. Cuando a su madre dejan de fiarle en la tienda de ultramarinos en la Coruña, entra a trabajar con 14 años en la camisería Gala, como 'chico de los recados'; de ahí a ser comercial de la empresa de confección La Maja, donde conoció a su ex mujer, Rosalía Mera, y a crear a los 27 años su propia empresa, "GOA" (Gaona Ortega Amancio), dedicada a la fabricación de albornoces y batas, prendas que él y Rosalía cosían por las noches.

A mediados de los 70, abre su primera tienda en Coruña, Zara, y casi inmediatamente sus establecimientos comienzan a multiplicarse por toda España. Diez años después se instala en Arteixo el grupo Inditex: Zara, Zara Home, Massimo Dutti, Pull & Bear, Bershka, Oysho, Uterqüe, Lefties y Stradivarius. Más de 160 mil empleados y más de 7.000 tiendas en los cinco continentes.
A lo largo de estos años Amancio tiene tres hijos, Sandra, Marcos (afectado por una grave parálisis cerebral) y Marta, esta última fruto de su relación con Flora Pérez Marcote, empleada en el departamento de corte de la empresa con la que Amancio de casa en segundas nupcias.

En los años 2000 Inditex sale a bolsa, pone la primera piedra de su centro de distribución en Zaragoza, se lanza a la venta en Internet y Amancio diversifica su patrimonio, fondos de inversión, biotecnología, coches, y la inmobiliaria Pontegadea, dedicada principalmente al alquiler de edificios en las grandes capitales, con filiales en Reino Unido, México, Francia y Canadá. 

También entonces crea la fundación que lleva su nombre para “favorecer el desarrollo de las personas”: 500 becas para cursar primero de Bachillerato en Estados Unidos y Canadá, Cáritas, Banco de Alimentos…y entre 2015 y 2017 su mayor donación hasta la fecha: 320 millones de euros para la adquisición de equipamiento para diagnóstico y tratamiento del cáncer para la sanidad pública.

Criticado por pagar en España solo aproximadamente el 40% de sus impuestos, utilizando sus filiales en países como Irlanda, Holanda y Suiza para minimizar su factura fiscal, acumula múltiples denuncias de varias organizaciones internacionales por utilizar mano de obra infantil en las fábricas que trabajan para Inditex en Asia, Brasil o Marruecos. "Si ha donado, es para desgravar”, “si dona 3, se desgrava 5", son algunos de los argumentos más utilizados para tildar a Amancio de “filántropo barato”: la aportación de 320 millones de euros le supondrá un ahorro en su declaración de la renta de 96 millones de euros.

Hoy, el magnate continúa con la filosofía de darle a la gente lo que quiere y de manera rápida. Tan rico como discreto, ambicioso y extremadamente observador, no concede entrevistas ni se prodiga en los saraos de moda, su plato preferido son los huevos fritos con chorizo y se comporta socialmente como si su máxima aspiración fuera no distinguirse de ninguno de sus empleados o incluso que te cruces con él en un pasillo de su empresa y pienses que es el fontanero.
Si Amancio hubiera acabado sus estudios y completado una oposición para ser ferroviario como su padre sin duda su vida hubiera dado un giro radicalmente diferente....
..................................................................................................................................................................
Inversiones a día de hoy de la donación de Don Amancio para la adquisición de equipamiento oncológico para el Sistema Público de Salud en España:

Comentarios